• Sala de prensa
  • Noticias
  • EY Y ASPRIMA DEBATEN SOBRE EL POSICIONAMIENTO SOCIAL DEL INMOBILIARIO

NOTICIAS

EY Y ASPRIMA DEBATEN SOBRE EL POSICIONAMIENTO SOCIAL DEL INMOBILIARIO

24/10/2017

La semana pasada, la Firma de Servicios Profesionales EY y la patronal madrileña ASPRIMA organizaron una jornada sobre el posicionamiento social en el sector inmobiliario, a la cual asistieron numerosos directivos de empresas del sector. La primera parte de la jornada estuvo moderada por Alberto Castilla, director de Corporate Governance en EY, quien hizo un repaso sobre el pasado y la situación actual de la RSC en España, para posteriormente centrarse en el sector inmobiliario.

 

De esta manera, para Alberto Castilla, en los últimos años las compañías del sector inmobiliario en España están afrontando un profundo proceso de transformación, dónde el entorno es cada vez más determinante. Las empresas deben identificar qué aspectos generan valor, transformarlos e incorporarlos en su estrategia. De hecho, el posicionamiento de las compañías depende del cumplimiento de sus promesas, del buen gobierno, de la gestión de personas y sus resultados, además, del impacto y contribución a la sociedad, a través de una comunicación transparente.

 

Las empresas necesitan beneficios económicos, pero hay que llegar más lejos y generar valor compartido con todos sus grupos de interés. En definitiva, se trata de gestionar el entorno, afirmaba el director de Corporate Governance en EY. Según Castilla, la tendencia pasa de concebir la RSC como filantropía únicamente a percibir la importancia que tiene la información no financiera y su influencia en las decisiones de los inversores.

 

La relación entre RSC e inmobiliario

 

La gestión de la RSC o sostenibilidad, como algunos han comenzado a llamarla, supone una gran oportunidad ya que a nivel internacional es el sector que más ha crecido, existiendo un gran gap entre las empresas cotizadas y el resto.

 

Para conocer por dónde va el sector se deben aplicar herramientas de marketing relacional al cliente y el resto de stakeholders, integrar sus expectativas en la gestión y establecer canales de escucha activa para saber cómo ha funcionado la satisfacción de dichas expectativas. Pero siempre atento a las nuevas tendencias, dónde la innovación y la excelencia son un plus.

 

Teniendo en cuenta que el impacto en este sector es enorme, Castilla recomienda cuantificar  e informar sobre la contribución social de la compañía. Se trata de dar visibilidad al flujo económico de la empresa, demostrando que lo distribuye, transmitiendo transparencia en la gestión. Para ello es recomendable tener la información publicada en la web, con informes, auditada por un tercero y basarse en estándares. La clave es definir lo más relevante y centrarse en ello.

 

Alberto Castilla hizo especial hincapié en “la integración de valores no financieros como un aspecto fundamental en las compañías”.

 

¿Cómo afrontar la transformación del sector inmobiliario en España?”

 

La segunda parte de la jornada contó con una mesa redonda donde participaron los máximos responsables de ASPRIMA, Neinor Homes y Grupo Lar.

 

“La sensibilidad por la RSC es distinta según la zona geográfica”, exponía Juan Antonio Gómez-Pintado, presidente de ASPRIMA y APCE, existiendo una gran diferencia entre las áreas más y menos industrializadas de España. La transformación del sector se hizo necesaria tras la crisis, posicionando al cliente en el centro. El presidente de la patronal madrileña señalaba como principales focos de actuación en la asociación la innovación, la eficiencia energética, la formación y la transparencia.

 

En este sentido, el aprendizaje y la experiencia son fundamentales para la toma de decisiones, dónde la ética empresarial cobra especial protagonismo. Una compañía no se nutre por sí sola, la sociedad tiene que percibir el valor que les aportas, revertir el valor.

 

El CEO de Neinor Homes, Juan Velayos define la Responsabilidad Social como reguladora, oportunista porque gusta a los inversores y vende, pero, además se basa en la convicción, que es lo que realmente transforma una compañía. Se siente la necesidad de fomentar unos valores y una cultura sana.  En palabras de Velayos: “La RSC te retroalimenta y te da valor, sin embargo trabajar sin transparencia te deja fuera del mercado. Quien no apueste por vivienda sostenible o no de prioridad al cliente no tiene futuro, ya no a largo plazo sino a corto”. En definitiva, no apostar por la RSC significa directamente no ser competitivo.

 

¿Gasto o inversión?

 

Cuando se planteaba a los asistentes a la mesa debate sobre el coste de implantar medidas de RSC en la compañía, los tres interlocutores eran tajantes. En este sentido, no se trata de gastar si no de cómo se gana y que elementos del entorno te ayudan a contribuir a ello con coste cero. Un claro ejemplo se da en las grandes compañías las cuales ya exigen criterios de RSC a sus proveedores.

 

Para Juan Antonio Gómez-Pintado es fundamental que el equipo directivo esté comprometido en la implantación de las políticas de RSC. “El grado de permeabilidad depende del convencimiento que se tenga desde la cúpula, si se apuesta por proyectos que involucren a la compañía, se generarán vínculos y el retroceso será a la inversa”, declaraba el presidente de ASPRIMA.

 

Por su parte, para Juan Velayos: “El promotor debe transpirar RSC y aquellos players que no lo asimilen se quedarán fuera”.

20171005_111517.jpg20171005_093949.jpg

Compartir: