• Sala de prensa
  • Actualidad
  • CLIMATIZACIÓN LIMPIA CON AEROTERMIA

ACTUALIDAD

CLIMATIZACIÓN LIMPIA CON AEROTERMIA

27/02/2018

Por Carlos Gómez Caño, director general de Toshiba Calefacción & Aire Acondicionado

 

Las continuas noticias sobre contaminación medioambiental en el entorno de las grandes ciudades y la publicidad de muchas actuaciones pueden llevar a pensar que la circulación de vehículos es el mayor factor de impacto en el medio ambiente. Sin embargo, en ausencia de industrias, localizadas lejos de los núcleos urbanos, son los sistemas de calefacción residencial los responsables de la mayoría de las emisiones contaminantes en las ciudades.

 

Según las estadísticas realizadas sobre la certificación energética de edificios en España, sólo el 2% de los edificios existentes y el 7% de los de nueva construcción son de categoría energética A en emisiones. Existe un claro consenso en todos los niveles de la sociedad de la necesidad de tomar medidas para proteger y preservar  el medio ambiente para mejorar la calidad de vida de las personas en los entornos rurales y urbanos.

 

La Unión Europea ha establecido en su programa marco de Investigación e Innovación Horizonte 2020 que sus retos sociales son la salud, el cambio demográfico y el bienestar, la utilización de energías seguras, limpias y eficientes y actuar sobre el clima y el medio ambiente a través del uso eficiente de  los recursos y las materias primas.

 

Para conseguir estos objetivos la bomba de calor en sus diversas formas se constituye en un medio único para suministrar desde un único equipo refrigeración en verano, calefacción en invierno y agua caliente todo el año aprovechando la energía ambiente, sin emisiones locales de CO2 ni partículas de combustión. Se conecta a la red eléctrica, general o de autoconsumo, con una elevada eficiencia energética y ahorro de recursos.

 

Los acuerdos de Paris, suscritos por 175 países para la reducción de los gases de efecto invernadero tienen en la bomba de calor una energía renovable que unida a la utilización de energías limpias descarbonizadas en la generación eléctrica nos permiten augurar en una generación la desaparición de la contaminación del aire de las ciudades y zonas industriales.

 

Tanto promotores como compradores y usuarios de edificaciones - ya sean residenciales, terciarios o industriales - son cada vez más conscientes de la necesaria aplicación de criterios de sostenibilidad a los espacios habitables para una población creciente en número, más informada, que exige y merece mayor calidad de vida y que trabaja para obtener esa mejor calidad de vida. Unos pocos cálculos y una toma correcta de decisiones generan importantes ahorros en la factura energética y de mantenimiento al optar por una edificación sostenible con recursos renovables.

 

En este camino ineludible hacia la descarbonización, la tecnología de climatización basada en aerotermia es, desde nuestra perspectiva, la alternativa de futuro para cambiar el actual modelo energético nacional, haciéndolo independiente de importaciones de hidrocarburos y primando la producción y consumo de fuentes no contaminantes, renovables de producción propia. Este planteamiento está en línea con las políticas energéticas y medioambientales impulsadas por la Unión Europea, que en su Directiva 2009/28/CE de 2009 identificó la aerotermia como una tecnología renovable al aprovechar la energía contenida en el aire que nos rodea. Una energía inagotable y renovable con un coste energético que protege nuestros bolsillos.